Antonio & Ari

Elegancia en el Castillo de Santa Catalina

Antonio y Ari son una pareja que ya tenían una hijo antes de casarse. Son bastante frecuentes últimamente estas familias que deciden casarse ya con hijos y a mí me encanta pues me permiten reflejar cómo funciona su amor volcado en una persona más de lo habitual.

Ari (la novia) además es amiga de una prima mía y este tipo de cosas siempre dan un poco más de presión. Su singular belleza contribuyó espectacularmente a las fotos, junto con la finca, el Castillo de Santa Catalina de Málaga. Es el sitio donde yo me casé, que tiene un ambiente especial y auténtico con una magia difícil de explicar.

Toda esta combinación hizo que las fotos tengan un sabor único, muy clásico. aprovechando la elegancia del concepto de la boda y del lugar, y en el que además tuvimos que sacar partido a la poca luz de la que dispusimos para las imágenes de la pareja.

cerrar